Círculos de lectura

 

“Lo importante para la “salud del espíritu” no está en los libros que leemos, sino en cómo los leemos, no tanto en el texto como en lo que hacemos con él[1]”. Jorge Larrosa

 


Contexto. Hablar, está en nuestros genes, leer y escribir está en nuestra educación recibida[2]. En México el sistema educativo enfrenta el desafío de colocar al libro como una pieza fundamental de la calidad educativa. La tríada didáctica en un modelo de educación Docente-Estudiante-Literatura, reconoce que el discurso estructurado del libro es necesario para ganar profundidad en la adquisición de estilos de pensamiento y en los conocimientos vertidos en el currículo[3]. Resulta que promover y fomentar al libro a la actividad cotidiana en la acción educativa para el cambio, pasa por la misión de poner al libro con un significado enaltecido en la calidad educativa.

 

Problema: Hacer de la educación un cambio, cerrar la brecha no lectora entre lo que esperamos que suceda y lo que realmente sucede en el aprendizaje de los conocimientos que en todas las guías didácticas de CONALEP son sugeridos como investigar y reportar en medios escritos. Además, hacer de la biblioteca de plantel más que un almacén catalogado, un centro de estudios de promoción del sistema de escritura y lectura.

 

Objetivo. Promover el círculo de lectura desde la biblioteca de los planteles para cultivar el placer por la lectura, apoyando el conocimiento del sistema de escritura del español.

 

Justificación: Leer en la escuela. Las guías didácticas de los programas de estudio, sugieren pasar entre clase y clase descifrando los símbolos, debatiendo sobre la intensión del autor, construyendo y reconstruyendo las declaraciones de las ideas allí justificadas. Esto se llama análisis crítico y es solo un paso para racionalizar los textos. Aquí al estudiante se le presenta una crisis de confianza. No se le ha formado en esta habilidad crítica, que por supuesto no es innata para su persona. Discutir en clase sobre la lectura de temas con referencia al currículo, debe considerarse un trabajo muy digno de los objetivos de aprendizaje. El docente elige una lectura y recomienda atender aspectos del léxico presente en el texto, así como las justificaciones con las que se expresa la verdad. Leer en clase es aprender con profundidad entrenar nuestra mente. Aveces los más jóvenes, dicen que todo está en el navegador de Google, pero esta proposición los delata, antes aseguraban todo estaba en su cuaderno. Es decir, se práctica la evasión de que el conocimiento debe estar en su propia persona en forma de discurso coherente en su mente. Conectar a los jóvenes con la lectura de los libros, es el mejor éxito de la calidad educativa; la disposición y el talento son requisitos fundamentales para leer, escribir, conversar, disfrutar razonablemente de la existencia del ascenso de nuestro conocimiento desde los libros. Leer nos ayuda a hacernos de los estilos de pensar, sentir, comprender, al enriquecer la inteligencia con nuevas formas de razonar, así ganar soberanía intelectual (autogestión del aprendizaje). Al leer, el mundo se expande con nuestro nuevo lexicón, se reduce la frivolidad de nuestra visión, la palabra escrita en hábitos de lectura, está referida como actividad en las guías didácticas, caso contrario se reporta escasa o casi nula actividad de esta en las aulas. El error es el acto de obligación, “la letra con sangre entra”, los partidarios de esta frase, parece que no hay para ellos que formar el deseo de hacer esta actividad. Es más, parece que el portador de la consigna ni siquiera debe disfrutar de leer como requisito para promover esta destacable tarea educativa. El filósofo Raul Vaneigem considera que muchos programas de lectura son más una política de espectáculo, dado que no se promueve el deseo de leer y toda actividad realizada sin deseo, termina siendo con intensidad algo indeseable[4]. Una intensa formación en la discusión de las razones para leer, es el comienzo exitoso de todo programa de lectura, seguido de la formación del lector en el sistema de escritura, para finalmente, hacer del círculo de lectura un intenso espacio de discusión de textos leídos[5].


Los métodos de lectura exitosos en el mundo requieren que los estudiantes dominen el complejo código del español. No lograr esto, ha resultado en bajos índices de alfabetización y explica el por qué muchos profesionales altamente escolarizados no pueden leer con placer y eficacia. Este método sostiene que al revelar los patrones lógicos que subyacen a las palabras en español, al descubrir la lógica del sus sentencias, al eliminar la necesidad de adivinar mediante la investigación documental y, una solución lógica para la ortografía del español; se mejora sustantivamente la competencia lectora de comprensión y análisis, todo a través del Club de lectura[6].

 

Estrategia: Formar a los bibliotecarios en el sistema de escritura y lectura, para ello se les pondrá a disposición un curso en línea con autoevaluación; un día a la semana de formación presencial continua y al termino del tercer módulo (unas 4 semanas) se encontrará en condiciones de ofrecer este servicio a los estudiantes en términos de círculo de lectura partiendo de que el curso en línea es el eje rector de la estrategia.
Fase uno: En los Planteles Morelia I y II; se pretende ajustar el instrumento y extenderlo vía videoconferencia al resto de los bibliotecarios en la fase dos.
Fase dos: Aplicar ajustes al curso en línea y generalizar los círculos de lectura al alumnado.

 

Curso en línea: http://www.conalepmichoacan.com/elements/Lenguajeycomunicacion.html

Tabla de contenido:

Presentación
Módulo 1/3: La lectura y el sistema de escritura
Presentación
1.1 La educación y papel de la lectura
1.2 Leer
1.3 ¿La literatura desempeña un papel en el cambio social?
1.4 Leer y el sistema de escritura
1.5 El lector no nace, se educa
1.6 Escribir texto académico
1.7 El componente crucial del éxito educativo
1.8. Por qué una biblioteca

Módulo 2/3: El español y la gramática
Cómo aprender una segunda lengua
Español americano
2.1 Palabras
2.2 La morfología
2.3 Lexemes, word forms and grammatical words
2.3.1 Words
2.3.2 Word structure
2.3.3 Sentences structure
2.4 El sustantivo
2.4.1 Substantive
2.5 El verbo
2.5.1 Verbs
2.6.1 El adjetivo
2.6.2 Adjetives
2.7.1 Adverbios
2.8.1 Determinativos
2.8.2 Determiners
2.9.1 Preposiciones
2.9.2 Prepositions
2.10.1 Conjunciones
2.10.2. Conjunctions
2.11.1 Interjecciones
Ejemplo 1: Análisis morfosintáctico

Módulo 3/3: Ortografía y signos ortográficos en la puntuación
3. El puntuado
3.1 Punto (.) 78
3.2 Punto y seguido
3.3 Punto y aparte
3.4 El punto final
3.5 Puntos suspensivos (…)
3.6 Dos puntos (:)
3.7 La coma ( , )
3.8 Punto y coma (;)
3.9 Signos de interrogación (¿?)
3.10 Signos de admiración (¡!)
3.11 Paréntesis ( )
3.12 Corchetes []
3.13 Guiones -
3.14 Las comillas “”
3.15 Cursivas y negritas
3.16 La barra (/)

Referencias

 

Las bibliotecas contaran para la fase uno:

 

Biblioteca virtual institucional URL:

http://www.educacionvirtualconalepmich.com/libros/index.php
Curso en línea URL:

http://www.conalepmichoacan.com/elements/Lenguajeycomunicacion.html

 

Referencias

 


[1] Jorge, L. (2013). EXPERIENCIA DE LA LECTURA, LA (unknown ed.). Fondo de Cultura Económica.
[2] Chomsky, N. (1979). Sintactica y semantica en la gramatica generativa (Spanish Edition) (0 ed.). Siglo XXI Editores Mexico.
[3] Román, C., & Naranjo, M. (2015). La tríada didáctica en un modelo de educación constructivista. Escritos en la Facultad, 55.
[4] VANEIGEM, R. (2012). Revolution of Everyday Life, The., 289.
[5] Arguelles, J. D. (2016). Antimanual Para Lectores y Promotores del Libro y La Lectura (El Ojo Infalible). Editorial Oceano de Mexico.
[6] Jacobs, A. (2011). The Pleasures of Reading in an Age of Distraction (1 ed.). Oxford University Press.



 

 

 

Avenida San José del Cerrito, No. 2750,
Colonia San José del Cerrito,
C.P. 58341, Morelia, Michoacán
Teléfono (443)324-60-18

www.conalep.michoacan.gob.mx